El Hospital Juan XXIII supera las 50 intervenciones quirúrgicas con el nuevo robot da Vinci Xi

En este primer semestre del año 2019, se han llevado a cabo cerca de 100 intervenciones con este sistema, 50 con el nuevo modelo.
El robot da Vinci Xi, de última generación, se incorporó al hospital tarraconense el pasado mas de abril y es la plataforma más evolucionada para la realización de cirugía mínimamente invasiva.
Dotado de una tecnología innovadora y precisa, este sistema robótico tiene adaptabilidad y versatilidad para varias especialidades: cirugía torácica, urología, ginecología, otorrinolaringología y cirugía general.
Desde la consola quirúrgica mediante pedales y manipuladores, el cirujano controla y maneja el endoscopio 3D y los brazos articulados que son característicos del da Vinci Xi. Permite pasar de una vista de campo completo a múltiples imágenes facilitando maniobras más seguras y precisas.
Por su parte el carro del paciente, dispone de cuatro brazos quirúrgicos móviles e intercambiables, que controla el cirujano desde la consola, situados por encima del paciente, de forma que los instrumentos y el endoscopio se mueven reduciendo al mínimo la fuerza sobre el cuerpo del paciente. Desde la pantalla se puede variar la altura y la rotación de la estructura de los brazos.

La cuarta generación del da Vinci, el Xi (IS4000) presenta mejoras notables respecto al anterior, visión del campo operatorio aumentada hasta 10 veces, con resolución detallada y visión en 3D; anula la posible temblor de manos del cirujano e impide movimientos involuntarios. Permite interactuar con otras tecnologías presentes en quirófanos de todo el mundo, además, dispone de un simulador virtual para aprender el uso del sistema da Vinci.

Es el único sistema robótico que traduce los movimientos del cirujano de manera intuitiva, cosa que permite un control de la óptica y de las pinzas, evitando los movimientos complejos de la laparoscopia. Facilita una visión tridimensional del campo quirúrgico y el cirujano puede, sin ojeras u otras ayudas, “vivir” la intervención casi como si estuviera dentro del cuerpo del paciente.
La cirugía robótica es más precisa que la cirugía convencional, comporta menos sangrado y menos riesgo de infección postquirúrgica, disminuye el tiempo de hospitalización y facilita la recuperación de los pacientes.